Alma Oceánica

Fernando Huici en El País -marzo 2001-

             ...En la pugna de tiniebla y luz, la marea de la pintura hace emerger el rastro espectral de la piel del mar, que la memoria especular del sol y la espuma desgarran con fogonazos níveos o áureos.

 

             ...Sigue, aún así, el artista excluyendo toda mímesis escénica, obtando por esa equivocidad evocada por los versos del poeta sufí Jalal al Din Rumi*, bajo cuya advocación ha puesto Moya la génesis de esta muestra, y en los que se sugiere cómo el alma insondable del mundo resulta tan solo visible por las turbulencias que alientan en la materia. Y es, en ese talante, por lo que, pese a que su referente se hace hoy voluntariamente tan explícito, no resultan estas obras a la postre tan lejanas, en espíritu, a la querencia mística de los pioneros de la abstración, como tampoco cabe ignorar, en la dorada herida que una estela de luz traza en estas telas, la sombra tutelar de Barnet Newman.
(Fragmento) Fernando Huici

 

* Vemos la espuma, pero se nos oculta el océano,
Vemos la polvareda, pero se nos oculta el aire.
¿Acaso podrían existir la espuma y la polvareda
sin el poder del océano o la energía del invisible viento?
Jalal al-Din Rumi